Release date: Junio 1, 2020
Release number: 20-130

Release Details

WASHINGTON, D.C. –  El 1 de junio comienza oficialmente la temporada 2020 de huracanes en el Atlántico y los meteorólogos señalan que será un período con más tormentas de lo habitual. A nadie le gustan estas noticias, pero resultan especialmente preocupantes en medio del COVID-19. "Las tormentas intensas y los huracanes pueden afectar a millones de personas ya estresadas por la pandemia", dijo Robert Adler, presidente interino de la CPSC. "Por eso exhortamos a toda la población, ahora más que nunca, a informarse, prepararse y cuidar su seguridad", añadió.

La Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han advertido de la posible necesidad de adaptar las medidas de preparación con base en las más recientes pautas de salud y seguridad de los CDC y de las autoridades de cada localidad.
 

En caso de evacuación 

Si debe evacuar, los CDC recomiendan tener artículos extra a la mano, como mascarillas de tela, gel antiséptico y productos de limpieza para ayudar a evitar el contagio viral en los albergues. La CPSC recuerda a los consumidores la importancia de mantener todos los productos de limpieza y medicinas fuera del alcance de los niños, y en sus recipientes originales a prueba de niños, en el lugar de evacuación.
 

Antes de la tormenta 

Los consumidores deben extremar precauciones en caso de pérdida de la energía eléctrica, ya que muchos usan plantas eléctricas (generadores portátiles) y otras fuentes de energía y calor, y con ello aumentan los riesgos de envenenamiento con monóxido de carbono (CO) y de incendio. Si tiene planes de usar una planta eléctrica en caso de un apagón, prepárese antes de que llegue la tormenta siguiendo estas medidas de seguridad: 

  • Asegúrese de que las alarmas detectoras de CO y humo en su vivienda funcionan adecuadamente: presionando el botón de prueba y remplazando las baterías si es necesario.

  • Instale en cada piso de su hogar y afuera de cada área de dormir alarmas de CO que funcionen con baterías o alarmas de CO que tengan baterías de respaldo.

  • Verifique que su planta eléctrica ha recibido el mantenimiento adecuado; y lea y siga las etiquetas, instrucciones y advertencias en la planta eléctrica y en el manual de usuario.

El venenoso monóxido de carbono de las plantas eléctricas puede matarlo a usted y a su familia en minutos. El CO es un asesino silencioso. No tiene color ni olor. Según los CDC, más de 400 personas mueren cada año en los Estados Unidos por envenenamiento con CO. La CPSC estima unos 70 consumidores mueren cada año por envenenamiento por CO a causa de las plantas eléctricas. 
 

Después de la tormenta 

Azotó la tormenta y se fue la luz ¿Y ahora qué? Siga estas recomendaciones salvadoras:

  • Solamente opere las plantas eléctricas en el exterior, a por lo menos 20 pies de distancia de la casa, y apunte el escape de gases lejos de la casa y de cualquier otra vivienda o edificio donde alguien pudiera entrar. 

  • Nunca opere una planta eléctrica en el interior de una vivienda, un garaje, un sótano o cualquier otra área subterrénea, un cobertizo o en el porche. Abrir puertas y ventanas no proporcionará suficiente ventilación para evitar la acumulación de niveles letales de CO.  

  • Nunca ignore una alarma de monóxido de carbono cuando suene. Salga inmediatamente, y luego llame al 911.

  • El envenenamiento con CO de plantas eléctricas puede ocurrir tan rápido que las personas expuestas pueden quedar inconscientes antes de reconocer los síntomas de náusea, mareo o debilidad.

Otros peligros durante la temporada de huracanes son: 

PELIGRO AL USAR CARBÓN:

  • Nunca queme carbón en interiores. Quemar carbón en un espacio cerrado puede producir niveles letales de monóxido de carbono. No cocine en una parrilla de carbón en su garaje, aún con el portón abierto. 

VELAS:

  • Tenga cuidado al usar velas. Es mejor usar linternas. Si tiene que usar velas, no las encienda sobre algo o cerca de algo que pueda incendiarse. Nunca deje velas sin supervisión. Apague las velas al salir de la habitación y antes de dormir.

EQUIPOS MOJADOS:

  • Busque señales que indiquen si sus electrodomésticos se han mojado. Deseche los equipos eléctricos o de gas que se hayan mojado porque presentan un riesgo de choque eléctrico y de incendio. No toque electrodomésticos que todavía estén conectados. 

  • Antes de usar sus electrodomésticos, haga que un profesional o su compañía de gas o de electricidad evalúe su vivienda y reemplace todas las válvulas de control del gas, los cables eléctricos, los interruptores de circuitos y los fusibles que hayan estado bajo el agua. 

FUGAS DE GAS: SI HUELE A GAS, REPÓRTELO

  • Si huele gas o escucha una fuga de gas, no encienda ni apague las luces, ni use un equipo eléctrico, ni siquiera un teléfono. Salga de su casa y una vez esté afuera, llame a las autoridades locales.

Recuerde que una sola tormenta puede sembrar el caos y causar destrucción masiva y pérdida de vidas. ¡Infórmese, prepárese y cuide su seguridad!

Materiales de la CPSC:

Video Sobreviva un huracán.

Centro de información sobre el monóxido de carbono de la CPSC.

Afiche ¡Sobreviva! 4 riesgos mortales a evitar después de la tormenta.

Contacto para los medios de comunicación

Por favor comuníquese con la CPSC si desea información al:

Teléfono: (301) 504-7908
En español: (301) 504-7800

Vea la información de contacto de expertos en materia específica