Centro de información sobre fuegos artificiales

Lesiones con fuegos artificiales

Los fuegos artificiales son sinónimo de la celebración del Día de la Independencia estadounidense. Un promedio de doscientas cuarenta personas  acuden a la sala de emergencias cada día con lesiones relacionadas a fuegos artificiales en el mes en torno a la celebración del 4 de julio.

Recuerde: los fuegos artificiales pueden ser peligrosos, causando serias quemaduras y lesiones a los ojos. Usted pude ayudarnos a prevenir lesiones y muertes relacionadas a los fuegos artificiales. ¿Cómo? Colaborando con una organización nacional, estatal o local de su comunidad en la promoción de seguridad respecto a fuegos artificiales.

 

Siga los consejos de seguridad a continuación al usar fuegos artificiales:

 

  • Nunca permita que niños pequeños jueguen o enciendan fuegos artificiales.
  • Evite comprar fuegos artificiales que estén empaquetados en papel marrón porque muchas veces esa es una señal de que los fuegos artificiales se hicieron para exhibiciones profesionales y podrían constituir un peligro para los consumidores.
  • Siempre debe haber un adulto supervisando de cerca las actividades con fuegos artificiales si se permite a niños de más edad manejar los artificios. Los padres quizá no estén enterados que los niños pequeños pueden sufrir lesiones con las estrellitas o luces de bengala. Dichas arden a una temperatura de unos 2,000 grados F, lo suficiente para derretir ciertos metales.
  • Nunca ponga una parte de su cuerpo directamente sobre un dispositivo de fuegos artificiales cuando encienda la mecha. Retroceda a una distancia segura inmediatamente después de encender fuegos artificiales.
  • Nunca trate de encender nuevamente o levantar fuegos artificiales que no se prendieron del todo.
  • Encienda los fuegos artificiales uno por uno y luego retroceda rápidamente.
  • Asegúrese de que los fuegos artificiales son legales en su área antes de comprarlos o usarlos.
  • Nunca apunte o lance fuegos artificiales a otra persona.
  • Tenga un cubo de agua o una manguera de jardinería a mano para un caso de incendio u otro percance.
  • Nunca lleve fuegos artificiales en un bolsillo ni los dispare en envases de metal o de cristal.
  • Después que los fuegos artificiales ardan por completo, rocíe el dispositivo usado con mucha agua de un balde o una manguera antes de desechar el dispositivo para evitar un fuego en la basura.