La CPSC reporta un aumento en muertes y lesiones relacionadas con fuegos artificiales en 2013

La mayoría de las lesiones están vinculadas al mal funcionamiento y uso indebido de los dispositivos.
junio 26, 2014
Comunicado número: 14-217

WASHINGTON, D.C. – Mientras el país se prepara para celebrar el Día de la Independencia, la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U. S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) exhorta a los consumidores a celebrar de forma segura. Un nuevo estudio de la CPSC publicado hoy destaca un incremento en el número de muertes y lesiones relacionadas con los fuegos artificiales. La mayoría de las lesiones están vinculadas al  mal funcionamiento y uso indebido de los dispositivos.

En 2013, hubo ocho muertes y se estima que 11,400 consumidores sufrieron lesiones relacionadas con fuegos artificiales. Esto es un incremento con respecto a 8,700 lesiones en 2012. Sesenta y cinco por ciento, o 7,400, de las lesiones en 2013 ocurrieron en los 30 días alrededor del 4 de julio de 2013. El personal de la CPSC revisó reportes de incidentes con fuegos artificiales procedentes de salas de emergencia de hospitales, certificados de defunción, recortes de prensa y otras fuentes para estimar las muertes, las lesiones y los escenarios de los incidentes. Las lesiones con frecuencia resultaron por jugar con fuegos artificiales encendidos o por sostener el dispositivo al encenderlo. Los consumidores también reportaron lesiones relacionadas con dispositivos que funcionaron mal o no como se esperaba, incluyendo lesiones debidas a rutas de vuelo erráticas, dispositivos que se volcaron y explosiones.

"La CPSC trabaja todo el año para ayudar a prevenir muertes y lesiones producto de fuegos artificiales legales e ilegales", dijo Bob Adler, presidente interino. "Buscamos la participación de la industria de fuegos artificiales, monitoreamos el arribo de cargamentos de fuegos artificiales en los puertos y hacemos cumplir las regulaciones federales de seguridad, para que todos los estadounidenses tengan un Cuatro de Julio seguro".

El año pasado, el índice de lesiones per cápita estimado es más elevado en niños menores de 5 años que en cualquier otro grupo de edades. Los reportes anteriores indican que los consumidores en ocasiones se sienten cómodos con darle a niños dispositivos de fuegos artificiales percibidos como menos potentes, como estrellitas o luces de bengala y cohetes de botella. En 2013, las estrellitas o luces de bengala y los cohetes fueron responsables de más del 40 por ciento de las lesiones estimadas.

Según el reporte, los incidentes con fuegos artificiales resultan mortales cuando están involucrados dispositivos prohibidos, profesionales y de fabricación casera. En cada una de las ocho muertes relacionadas con fuegos artificiales registradas en 2013, la víctima estaba manipulando (o estaba cerca de alguien que estaba manipulando) un dispositivo prohibido, profesional o de fabricación casera.

La CPSC hace cumplir los requisitos obligatorios sobre fuegos artificiales establecidos en la Ley Federal sobre Sustancias Peligrosas (FHSA) y en la Ley de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSA), trabajando con la Agencia de Aduanas y Protección de la Frontera (CBP) de Estados Unidos, el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), y el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Juntas, estas agencias monitorean los productos que entran al país, detienen el uso y la distribución ilegal de fuegos artificiales y enjuician a transgresores de las regulaciones federales.

El personal de la CPSC y la CBP muestrearon y probaron un número selecto de fuegos artificiales importados en 2013. Entre los probados, 33 por ciento no cumplían con las regulaciones federales. Las violaciones están relacionadas más frecuentemente con un reporte de composición sobrecargada y el incumplimiento de los requerimientos de tiempo de quemado de la mecha. Estos dispositivos que no cumplen con las leyes nunca llegaron a los anaqueles de las tiendas estadounidenses ni a los puestos de fuegos artificiales.

Se exhorta a los consumidores que decidan comprar fuegos artificiales legales a tomar las siguientes medidas de seguridad:

  • Asegúrese de que los fuegos artificiales son legales en su área antes de comprarlos o usarlos.
  • Nunca permita que niños pequeños jueguen o enciendan fuegos artificiales, incluyendo estrellitas, luces de bengala. Los padres quizá no estén enterados que los niños pequeños pueden sufrir lesiones con las estrellitas o luces de bengala. Dichas arden a una temperatura de unos 2,000 grados F, lo suficiente para derretir ciertos metales.
  • Siempre debe haber un adulto supervisando de cerca las actividades con fuegos artificiales si se permite a niños de más edad manejar los artefactos.
  • Evite comprar fuegos artificiales que estén empaquetados en papel marrón porque muchas veces esa es una señal de que los fuegos artificiales se hicieron para exhibiciones profesionales y podrían constituir un peligro para los consumidores.
  • Nunca ponga una parte de su cuerpo directamente sobre un dispositivo de fuegos artificiales al encender la mecha. Retroceda a una distancia segura inmediatamente después de encender fuegos artificiales.
  • Mantenga un cubo de agua o una manguera de jardinería a mano en caso de incendio u otro percance.
  • Nunca trate de encender nuevamente o manipular fuegos artificiales que no funcionaron bien. Empápelos con agua y deséchelos.
  • Nunca apunte o lance fuegos artificiales a otra persona.
  • Encienda los fuegos artificiales uno por uno y luego retroceda rápidamente.
  • Nunca lleve fuegos artificiales en un bolsillo ni los dispare en envases de metal o de cristal.
  • Después que los fuegos artificiales ardan por completo, rocíe el dispositivo usado con mucha agua de un balde o una manguera antes de desechar el dispositivo para evitar se incendie la basura.
  • La ATF exhorta al público a reportar la fabricación o la venta de fuegos artificiales ilegales a las agencias de la ley de su localidad o a la línea directa de la ATF, 1-888-ATF-BOMB (1-888-283-2662).