Imanes Pequeños Están Lesionando a Los Niños: La CPSC Publica Advertencia Más Fuerte para los Padres

abril 19, 2007
Comunicado número: 07-163

Según aumenta el número de juguetes con imanes, también aumenta el número de lesiones serias para los niños. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés) conoce sobre cientos de quejas acerca de imanes que se han desprendido de varios juguetes y sobre al menos 33 casos en donde los niños se tragaron imanes sueltos y requirieron cirugía de emergencia. Además, un niño de 20 meses de edad de Seattle, Wash. murió.

En los 33 casos las edades de los niños oscilaron entre 10 meses y 11 años y la mayoría eran mayores de tres años y varones. Todas las lesiones los llevaron a estadías en el hospital que oscilaron entre tres a 19 días. En casi todos los casos revisados por la CPSC los niños habían sufrido perforaciones intestinales.

Además de las lesiones intestinales causadas al tragar imanes sueltos, la CPSC conoce sobre un caso de perforación intestinal luego de que un niño se trago una joya magnética que usaba en su lengua, dos casos de perforaciones intestinales luego de que los niños se tragaron piezas completas de conjuntos de construcción que contienen imanes, una aspiración de un imán suelto y una perforación de la pared nasal causada por joyería para la nariz.

Dentro del año pasado, la CPSC ha llevado a cabo cinco retiros del mercado que incluyen más de ocho millones de productos que contienen imanes que podrían desprenderse y salirse del producto. En el otoño del 2006, la CPSC alertó a los padres sobre el peligro emergente de los imanes. Aún así, los niños continúan siendo tratados en salas de emergencia a través de todo el país por complicaciones causadas por la ingestión de imanes o de piezas de juguetes que contienen imanes.

Si dos o más imanes, dos o más piezas magnéticas o un imán y otro objeto de metal son tragados por separado, éstos pueden atraerse el uno al otro a través de las paredes intestinales. Cuando esto sucede, los padres y los doctores pueden pensar que los materiales serán excretados. Pero con los imanes frecuentemente éste no es el caso. Los imanes se quedan atrapados en el cuerpo y pueden torcer o apretar el intestino causando agujeros, obstrucción e infección en el intestino o envenenamiento sanguíneo. Todo lo anterior puede causar la muerte.

La CPSC está trabajando con fabricantes, la industria de juguetes y otros grupos interesados para proteger a los niños de los peligros de los imanes. Nuevas normas voluntarias fueron aprobadas el 15 de marzo. Además, el grupo que está trabajando en las normas voluntarias continuará considerando requisitos adicionales durante el próximo año.

Mientras tanto la CPSC está trabajando para ayudar a aquellos en la comunidad médica a entender mejor el peligro y a diagnosticarlo de manera apropiada.

  • Busque atención médica inmediatamente si sospecha que su niño puede haberse tragado un imán
  • Busque síntomas abdominales que no son específicos tales como dolores abdominales, nausea, vómito y diarrea
  • Tenga en cuenta que objetos que pueden parecer un solo objeto en los rayos x en realidad pueden ser múltiples piezas de imanes separadas por las paredes intestinales
  • Mantenga los imanes pequeños y las piezas pequeñas que contienen imanes lejos de los niños pequeños que pudieran tragárselas por error o intencionalmente
  • Esté pendiente de piezas magnéticas sueltas-inspeccione regularmente los juguetes y las áreas de juego de los niños para determinar si hay imanes perdidos o desprendidos.

La CPSC también ha preparado una alerta de seguridad sobre el peligro que representan los imanes pequeños.