Organismos Federales Norteamericanos de Seguridad del Consumidor Unen Esfuerzos en la Prevención del Envenenamiento

marzo 19, 2012
Comunicado número: 12-133

Mientras que Estados Unidos marca el 50.º aniversario de la Semana Nacional de Prevención del Envenenamiento del 18 al 24 de marzo, la U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos, CPSC) une fuerzas con sus contrapartes en México y Canadá para concientizar sobre los peligros del envenenamiento accidental.

La CPSC; la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), ambas dependencias mexicanas; y Health Canada se comprometieron a trabajar juntas para sensibilizar a los consumidores esta semana. Los consumidores tienen que saber cómo elegir, usar y desechar de manera segura los productos potencialmente peligrosos.

El envenenamiento accidental es una de las principales causas de lesiones en niños. El envenenamiento es una lesión prevenible. Sin embargo, miles de niños en Estados Unidos y en toda Norteamérica son atendidos en salas de emergencia cada año, tras el consumo de sustancias venenosas.

"Cincuenta años de concientización sobre el envenenamiento han logrado salvar miles de vidas", manifestó la presidenta de la CPSC, Inez Tenenbaum. "No obstante, riesgos nuevos y emergentes, como las pilas de botón y los químicos que parecen bebidas comunes, han renovado los esfuerzos de la CPSC para elevar la concientización y fomentar la prevención del envenenamiento".

Si bien los envases resistentes a niños, los mensajes críticos sobre seguridad y los esfuerzos educativos han contribuido a una disminución significativa en la tasa de mortalidad, los organismos gubernamentales de seguridad norteamericanos esperan alcanzar una mayor disminución en el número de envenenamientos accidentales.

La CPSC recomienda que los consumidores adopten medidas de protección en tres pasos:

  1. Mantener los medicamentos y químicos de uso doméstico en sus envases originales y resistentes a niños.
  2. Almacenar sustancias potencialmente peligrosas en sitios elevados y fuera de la vista y el alcance de niños.
  3. Mantener a mano el número de ayuda Poison Help -el 800-222-1222- para casos de una emergencia por envenenamiento.

 

Otras medidas para prevenir el envenenamiento son:

  • Cuando se estén utilizando productos peligrosos, nunca deje de vigilar a niños pequeños; llévelos consigo cuando conteste el teléfono o atienda la puerta.
  • Mantenga los productos cerrados y en sus envases originales.
  • Deje las etiquetas originales en todos los productos y léalas antes de usar los productos.
  • Siempre deje la luz encendida cuando suministre o consuma algún medicamento para que pueda ver lo que está subministrando o consumiendo. Verifique la dosis cada ocasión.
  • Evite tomar medicamentos frente a los niños. Refiérase a los medicamentos como "medicamentos", no como "caramelos".
  • Limpia periódicamente el botiquín y elimine de manera segura los medicamentos vencidos y los no necesarios.
  • No ponga lámparas ni velas decorativas que contengan aceite para lámparas donde los niños puedan alcanzarlas. El aceite para lámparas puede ser muy tóxico si los niños lo ingieren.
  • No permita que los niños jueguen con pilas de botón y manténgalas fuera del alcance de ellos.
  • En caso de ingestión de una pila de botón, busque atención médica de inmediato. El servicio de la línea de emergencias nacional para ingestión de pilas está disponible las 24 horas llamando al (202) 625-3333 (llame por cobro revertido si es necesario), o bien llame a la línea de emergencia Poison Help hotline al (800) 222-1222.