CPSC insta a los consumidores a mantener la seguridad en mente cuando adelanten la hora

marzo 11, 2011
Comunicado número: 11-169

 El domingo 13 de marzo, los consumidores de todo el país cambiarán sus relojes según el horario de verano. Siendo esta la Semana Nacional de Protección al Consumidor, la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) insta a los consumidores a aprovechar esta oportunidad también para cambiar las baterías en sus alarmas detectoras de humo y de monóxido de carbono (CO).

"Las alarmas de humo y de CO agregan niveles de protección para salvar la vida de las familias y los hogares ante los peligros que representan los incendios y el monóxido de carbono", dijo Inez Tenenbaum, Presidenta de la CPSC. "Cambiar las baterías y probar sus alarmas detectoras de humo y CO para asegurarse de que están funcionando cuando usted cambia sus relojes es un excelente modo de asegurar que las alarmas funcionan y que las familias están totalmente protegidas en caso de emergencia".

 Un promedio estimado anual de 385,100 incendios, 2,470 muertes, 12,600 lesiones y US$6,430 millones en pérdidas en bienes asociadas con incendios residenciales fue reportado por los departamentos de bomberos desde el año 2005 hasta el año 2007 (inclusive). De los incidentes reportados, los productos comunes del hogar, como elementos de cocina, calefacción y refrigeración fueron los responsables del mayor porcentaje de incendios.

 El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin olor y sin color, que los consumidores no pueden ver ni oler. En promedio, hubo un estimado anual de 184 muertes no intencionales por envenenamiento por CO no proveniente de incendios, asociadas con productos de consumo, desde el año 2004 hasta el año 2007 (inclusive). El monóxido de carbono asociado con generadores y sistemas de calefacción de viviendas fue responsable del mayor porcentaje de las fatalidades reportadas. Las alarmas detectoras de CO y humo se deben probar mensualmente. La CPSC recomienda que los consumidores reemplacen las baterías en sus alarmas detectoras de humo y CO cada año. Las alarmas detectoras de humo deberían ubicarse en cada nivel del hogar, fuera de las áreas en que se duerme, y dentro de cada habitación. Cada hogar debe tener al menos una alarma detectora de monóxido de carbono en el área fuera de las habitaciones individuales. Las alarmas de CO no se deben instalar en altillos o sótanos a menos que incluyan una zona de dormir. Los consumidores pueden adquirir alarmas detectoras que combinan humo y CO.

 

La CPSC recomienda a los consumidores seguir estos consejos de seguridad para evitar que en el hogar ocurran incendios y envenenamiento con CO:

 

INCENDIOS

  

  • Jamás desatienda el equipo de la cocina.

     

  • Tenga precaución con las velas, encendedores, cerillos y material para fumar cerca de muebles tapizados, colchones y ropa de cama. Mantenga los cerillos y los encendedores fuera del alcance de los niños.

     

  • Tenga un plan de escape en caso de incendio y practíquelo, para que los miembros de la familia sepan qué hacer y dónde reunirse si hay un incendio en el hogar. Los niños y los mayores pueden quedarse dormidos o no reaccionar ante el ruido de la alarma detector de humo; por ese motivo, los padres y los cuidadores deben ajustar su plan de escape en caso de incendio para ayudar a los niños y a los mayores a escapar de la casa de producirse un incendio.

     

ENVENENAMIENTO CON CO

 

  • Programe una inspección profesional anual de los aparatos de calefacción, refrigeración y de calentamiento de agua. Los aparatos que funcionan de manera incorrecta pueden producir concentraciones fatales de CO en el hogar.

     

  • Jamás ignore un signo de alarma detectora de CO. Le está alertando sobre un peligro potencialmente mortal. Si suena la alarma digital, NO trate de encontrar la fuente del CO. De inmediato salga hacia el aire fresco. Llame a sus servicios de emergencia, departamento de bomberos o al 911.
  • Nunca use generadores portátiles en el interior, esto incluye garajes, sótanos, sótanos bajos y cobertizos. Abrir puertas y ventanas o usar ventiladores NO evitará que se forme CO en la vivienda.

     

  • Cuando se usen generadores portátiles, manténgalos al aire libre y lejos de las puertas abiertas, ventanas y respiraderos para evitar que los niveles tóxicos de CO se acumule en el interior.

     

  • Si comienza a sentirse enfermo, mareado o débil mientras usa un generador, salga al aire fresco de inmediato. El CO de los generadores puede producir con rapidez incapacidad total y muerte.

     

  • Nunca queme carbón vegetal en el interior. Quemar carbón vegetal en un espacio cerrado puede producir niveles mortales de monóxido de carbono.

     

Visite la Administración de Incendios de los Estados Unidos (USFA) para información sobre seguridad contra incendios.