PISCINA RESIDENCIAL: Vigile siempre a los niños, advierte la Comisión de Seguridad

Documento de la CPSC #5097S


Según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos, se estima que unos 260 niños menores de cinco años se ahogan cada año en piscinas, muchos en piscinas residenciales. La Comisión calcula que otros 3.000 niños menores de cinco años son atendidos cada año en salas de emergencia de hospitales tras haber tenido incidentes de inmersión. Algunos de estos accidentes de inmersión producen daño cerebral permanente.

En todo el país, el ahogamiento constituye una causa principal de muerte de niños menores de cinco años. 

La clave para prevenir estas tragedias consiste en tener niveles de protección. Esto incluye colocar barreras alrededor de su piscina para evitar el acceso, usar alarmas de piscina, supervisar de cerca a su hijo y estar preparado en caso de emergencia. La CPSC ofrece estos consejos para evitar ahogamientos:

  • Las barallas (cercas o muros deberán tener al menos 4 pies de altura y estar instalados completamente alrededor de la piscina. Las puertas en las barreras y las aldabas deberán cerrarse por si solas. La aldaba ceberá estar fuera del alcance de los niños pequeños.

  • Si su vivienda forma un lado de la barrera de la piscina, entonces las puertas que conducen de la casa a la piscina deberían protegerse con alarmas que produzcan ruido cuando se abre una puerta inesperadamente.

  • Una cubierta de seguridad activada eléctricamente -- una barrera activada por motor que pueda colocarse sobre la zona ocupada por el agua -- puede utilizarse cuando la piscina no está siendo utilizada.

Baby Leaning in Pool with Mom Running
  • Mantenga equipo de salvamento junto a la piscina y asegúrese de que hay un teléfono al lado de la piscina con indicación de los números de emergencia. El saber administrar resucitación cardiopulmonar puede salva vidas. 

  • En piscinas por encima del nivel de tierra, los peldaños y escaleras de acceso a la piscina deberían aseguerarse y cerrarse con llave o retirarse cuando no se utiliza la piscina.

  • Si falta un niño, mire siempre primero en la piscina. Los segundos cuentan para evitar la muerte o incapacitación.

  • Las alarmas de piscina pueden utilizarse como precaución adicional. Las alarmas subacuáticas de piscinas funcionan mejor por lo general y pueden utilizarse cuando la piscina está cubierta. La CPSC aconseja que los consumidores utilicen receptores de alarma a distancia para poder oír la alarma dentro de la vivienda o en otros lugares apartados de la zona de la piscina.
PADRES Y GUARDIANES: SÓLO USTEDES PUEDEN EVITAR QUE UN NIÑO SE AHOGUE. VIGILEN DE CERCA Y EN TODO MOMENTO AL NIÑO QUE TENGAN A SU CUIDADO. ASEGÚRENSE DE QUE LAS PUERTAS QUE DAN AL ÁREA DE LA PISCINA ESTÉN CERRADAS Y ASEGURADAS. LOS NIÑOS PUEDEN ESCABULLIRSE RÁPIDAMENTE Y ENTRAR EN LA PISCINA.

LA COMISIÓN DE SEGURIDAD DE PRODUCTOS DEL CONSUMIDOR ADVIERTE SOBRE LAS PRÁCTICAS INADECUADAS DE CLAVADOS

Según la CPSC, las lesiones sufridas por clavados pueden resultar en cuadriplejía, parálisis del cuello para abajo, en los deportistas que se golpean contra el fondo o los lados de una piscina. Personas que saltan en picinas han de observar las siguientes precauciones:

  • Nunca salten dentro de piscinas que estén por encima del nivel del suelo. Son muy poco profundas.

  • No salten desde el borde de una piscina excavada en el suelo. Entren con los pies primero.

  • Salten únicamente desde la punta del trampolín y no desde los lados.

  • Salten con las manos delante y siempre oriéntense de inmediato hacia arriba al entrar en el agua para evitar tocar el fondo o los costados de la piscina.

  • No salten en una piscina si han consumido alcohol o drogas porque su tiempo de reacción puede ser demasiado lento.

El uso inadecuado de los resbalines de piscina presenta el mismo peligro que las técnicas inapropiadas de salto. Nunca se resbalen de cabeza, resbalense con los pies delante.


000108


La CPSC ofrece tres publicaciones gratuitas que los consumidores pueden utilizar para ayudar a evitar que se ahogue su hijo: "Safety Barrier Guidelines for Pools," "How to Plan for the Unexpected," y "Guidelines for Entrapment Hazards: Making Pools and Spas Safer." Pueden obtenerse ejemplares de estas publicaciones en el sitio web de la CPSC o escribiendo a "Pool Safety," CPSC, Washington, D.C., 20207.

La CPSC protege al público del riesgo irrazonable de lesión o muerte causada por 15.000 clases de productos de consumo bajo la jurisdicción de esta entidad. Para denunciar un producto peligroso o un producto relacionado con una lesión, puede dirigirse a la página de formularios de la CPSC y utilizar el primer formulario en línea de esa página. Puede marcar el número de llamada interurbana gratuita de la CPSC (800) 638-2772 o el número de telefax de la CPSC (301) 595-7054, o enviar la información a info@cpsc.gov. Los consumidores pueden obtener esta publicación e información sobre publicaciones adicionales en la sección de Publicaciones del sitio web de la Comisión o enviando su pedido de publicación apublications@cpsc.gov. Si desea recibir avisos de retirada de productos de la CPSC, suscríbase a la lista electrónica de envío y le enviaremos todos los comunicados de prensa el día en que se emiten.