Consejos para los Padres sobre los Peligros de los Metales Pesados Hallados en la Joyería de Metal para Niños

Por la Presidenta Tenenbaum el 13 de enero de 2010

En marzo del 2006 ocurrió un incidente trágico que tuvo un gran impacto sobre la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés). Jarnell Brown, un niño de 4 años de edad de Minneapolis, Minn., se tragó un amuleto de metal que estaba fabricado con plomo casi puro. Lamentablemente, el niño murió 4 días más tarde. Desde el 2004, nuestra agencia ha llevado a cabo más de 50 retiros del mercado que involucraron sobre 180 millones unidades de joyería de metal debido a que estas contenían una cantidad peligrosa de plomo. Desde agosto del 2009 es ilegal fabricar joyería de metal para niños que contenga más de 300 partes por millón de plomo.

Ahora escuchamos que la joyería de metal contiene cadmio. Esto es inaceptable. Justo esta semana, envié un mensaje claro a los fabricantes advirtiéndoles que no usen metales pesados, “especialmente cadmio”. Este mensaje fue incluido en un discurso pronunciado el martes (en inglés) en el APEC Toy Safety Initiative/Dialogue (Dialogo/Iniciativa de APEC para la Seguridad de los Juguetes) llevado a cabo en Hong Kong.

A raíz de estos sucesos recientes tengo un mensaje para los padres, los abuelos, y los cuidadores: No permitan que los niños pequeños reciban joyería de metal barata o que jueguen con ésta especialmente si no están siendo supervisados.

Tenemos evidencia de que el plomo contenido en la joyería de metal para niños es peligroso y de hecho fue un problema generalizado en el mercado. Para evitar la posibilidad de que los niños pequeños se expongan al plomo, al cadmio o a cualquier otro metal pesado y peligroso, quíteles esta joyería inmediatamente.

Estamos trabajando velozmente para detener que el plomo sea reemplazado con cadmio y otros metales pesados y peligrosos en los productos para niños importados de China. Además estamos investigando la joyería citada en el reciente reportaje de la Prensa Asociada (AP) y si tomamos alguna acción basada en nuestros esfuerzos se lo vamos a informar a los padres y consumidores rápidamente. Nuestra investigación está totalmente enfocada en proteger la seguridad de los niños.

Para los padres es muy difícil determinar si un artículo contiene niveles nocivos de algún metal excepto si verifican la lista de artículos retirados del mercado del sitio de Web de la CPSC (en inglés). Es importante que los padres sepan que el tragar, chupar, o masticar un amuleto o un collar de metal podría causar que el niño se exponga al plomo, cadmio u otros metales pesados los cuales se sabe son tóxicos a ciertos niveles de exposición.

En la CPSC estamos trabajando para tomar medidas decisivas utilizando la Ley Federal para Sustancias Peligrosas, una ley dirigida a proteger a los niños de sustancia químicas y metales tóxicos.

Mi mensaje principal para los padres es que vamos a proteger a los niños pequeños, pero mientras continuamos nuestra labor es necesario que le quiten la joyería de metal a los niños que la puedan tragar, chupar o masticar.